Forestales, ventas e inversiones, con leve recuperación

Retos. La Cámara Forestal de Bolivia destaca el saldo comercial positivo hasta abril, luego de tres años de déficit

Trabajo. La industria maderera se da modos para invertir en su competitividad

Dentro del sector forestal se escuchan aún voces de pesar por la crisis económica que los afecta desde hace seis años y que les ha causado grandes pérdidas. Sin embargo, los resultados que muestra su balanza comercial en los primeros cuatro meses de 2017, despiertan una leve esperanza.

De enero a abril de este año, las exportaciones de productos de madera en Bolivia ascendieron a $us 17,9 millones mientras que las importaciones llegaron a $us 16,2 millones logrando así un saldo comercial positivo de $us 1,7 millones, de acuerdo con estadísticas de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB) basados en datos del INE (Instituto Nacional de Estadística). 

Vea también: Estadísticas: Comercio Exterior de productos de madera de Bolivia a Abril 2017

“Por primera vez, después de tres años vemos esa cifra. Es una pequeña señal positiva, pero no podemos sentirnos del todo contentos porque hay que ver cómo se comporta el resto del año”, afirma Jorge Ávila, gerente de la CFB. 

Menciona algunos factores que pueden haber incidido en los resultados favorables hasta abril.

“Hemos mejorado un poco los niveles de producción en el país debido a que las trabas burocráticas públicas que nos hacen tanto daño, han ido disminuyendo aunque no del todo (citó la reducción de tiempos en  la aprobación de Informes de Rodeo, del Plan Operativo Anual Forestal  y la otorgación de Certificados Forestales de Origen). También puede ser que haya influido el desincentivo a las importaciones  por medidas para-arancelarias”, observa. 

Al respecto, Rolf Kohler, director ejecutivo de la Autoridad de Bosques y Tierras, precisó que se ha desburocratizado y simplificado la otorgación de certificados forestales y se aprobó un nuevo reglamento de procesos sancionatorios, porque se había ‘sobrenormado’ al sector forestal. “Con el nuevo reglamento estamos más flexibles con el aprovechamiento, transporte y venta de madera. Antes, por cualquier falta se decomisaba la madera y el camión”, dijo.

Oportunidades valiosas

Desde la Cámara Forestal de Bolivia impulsan las plantaciones forestales, porque las consideran una gran alternativa para fortalecer la industria maderera en Bolivia. Empresas bolivianas invierten en plantaciones de eucalipto y teca. 

“Si queremos competir con las importaciones necesitamos condiciones para más plantaciones forestales que nutran la industria boliviana. Se necesita una política de Estado que apoye esas iniciativas con seguridad jurídica e incentivos financieros y tributarios”, remarcó Ávila. Y destacó las nversiones  en plantas de melamínico.

Si bien valoró de positivo el producto financiero lanzado para ayudar al sector forestal con créditos, dijo que los montos  aún son insuficientes para cubrir los capitales de operaciones.

Desafío público y privado

Las ventas tanto internas como externas de madera y sus manufacturas deben incrementarse para que el sector forestal salga de la crisis. Para ello es importante un trabajo público-privado, en el que las regulaciones sean solo las necesarias y los productores cuenten con incentivos impositivos, observan desde el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). En su criterio, debe mantenerse las regulaciones a las importaciones de esos productosy fortalecer la lucha contra el contrabando. 

Sobolma invierte en nueva fábrica de melamínicos

Una nueva línea de producción tendrá la Sociedad Boliviana Maderera (Sobolma). Esta industria de tableros de madera, con 43 años de existencia en Bolivia, avanza en la instalación de una fábrica de melamínicos en sus instalaciones de Warnes y espera comenzar operaciones en agosto. 

“Estamos apostando por el país en medio de la difícil situación por la que ha ido pasando el sector forestal que ha sido muy golpeado por las importaciones. Se está haciendo una gran inversión en la adquisición de una nueva línea de producción para dar a los bolivianos tableros melamínicos con una amplia variedad de colores, texturas y espesores, siguiendo las nuevas tendencias. Ya no se necesitará traer material de afuera, los fabricaremos aquí”, explicó Mauricio Hurtado, gerente comercial de Sobolma. 

En esa planta se está invirtiendo alrededor de $us 1 millón. Esta semana se prevé hacer las primeras pruebas y en agosto se tendrán los primeros productos.

Hurtado destacó el ahorro en costos y tiempo que ofrecerá este producto ‘hecho en Bolivia’ con relación a lo importado. “El usuario se beneficiará con un ahorro de un 10% a un 15%. Aseguraremos una provisión rápida (importarlo tarda entre 30 y  45 días) y estará disponible inicialmente en 11 colores, 4 espesores y 2 formatos”, detalló.

El melamínico es un tablero aglomerado de madera, revestido con papel melamínico bajo alta presión y temperatura, lo que le confiere gran resistencia, durabilidad y estética. Su uso en muebles ha ido creciendo notoriamente. 

Indara proyecta planta  con tecnología alemana

La fábrica boliviana de muebles Indara, con ocho años de existencia, busca desarrollar de forma conjunta con la firma alemana Siempelkamp un proyecto para la instalación de una planta industrial destinada a la producción de tableros de madera aglomerada MDP y tableros melamínicos. 

Una comitiva de ejecutivos y técnicos de esa firma alemana llegaron hace unos días a Santa Cruz y visitaron la zona de Guarayos donde se planea instalar dicha industria con el fin de verificar la disponibilidad de materias primas y de fuentes de energía. 

Con esta nueva línea de producción se prevé sustituir las importaciones de tableros de madera para muebles y generar mayores ingresos para Bolivia. Además se busca aprovechar la madera de desecho que se quema o elimina en Guarayos, explicó Carlos Landeau, gerente general de Indara. 

La empresa alemana Siempelkamp, con 135 años de existencia, se dedica al desarrollo  de maquinaria y fábricas para la industria de procesamiento de madera entre otras actividades. Ejecutivos de esa firma indicaron que tienen grandes expectativas con los proyectos en Latinoamérica.

“Estamos en plena tratativa del proyecto. Nos reunimos con la ABT. Las posibilidades son óptimas, el abastecimiento está asegurado. Y contar con tecnología alemana de punta ya es una ventaja que nos asegura una producción de calidad. Falta definir temas técnicos y regulatorios. Esperamos que el Gobierno nos apoye”, indicó Landeau.

Ana María Copa Vásquez

Joomla SEF URLs by Artio