Importación de muebles tuvo un descenso en los últimos tres años

El IBCE señaló que este tipo de importación ha bajado desde el 2014. Expertos apuntan que los muebles ya entran como tableros porque los traen desarmados.

Importación de muebles tuvo un descenso en los últimos tres años. Imagen: el Dia

Bolivia experimentó un descenso en las compras externas de muebles desde el 2014, según señala un informe del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) elaborados con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).  Por lo tanto, el informe que trata sobre las importaciones de muebles que ha tenido el país en los últimos diez años se evidencia que del 2007 al 2017 se sumaron 447 millones de dólares las importaciones de estos materiales, pero también en los últimos años se ha venido dando un descenso. 

Expertos en el tema, señalan que estos datos no significa que en el país no hayan muebles extranjeros, sino más bien, en los últimos años es cuando el mercado se ha visto más  saturado con todo tipo de ofertas, debido a que los importadores últimamente traen al país los muebles desarmado y estos figuran como tableros. 

Sector maderero sigue afectado.   Las importaciones provienen un 37% de Brasil ocupando el primer lugar con más de 16 millones de dólares, le sigue China con el 24%, equivalente a 11 millones y un 20% de Perú con el 20%, entre otros países.

Humberto Arandia, presidente de la Asociación de Aserraderos de Madera Ñuflo de Chávez, señaló que ellos no entienden si dentro del instrumento que tiene el Gobierno, con los organismos que están para controlar el contrabando son todos eficientes o es que no tienen la capacidad suficiente de control. 

“Las medidas que aplicó el Gobierno el año pasado, ha frenado algo. Pero, sin embargo, la presencia de los muebles melamínicos especialmente de procedencia brasileña, china, chilena y otros, sigue presente en el mercado. Entonces no vamos a jugar a los adivinos porque lo estamos viendo que en el mercado está presente. Lo más desastroso es que en las oficinas públicas y privadas se encuentran este tipo de muebles y no así, los muebles nacionales; aunque no tengo nada contra los productos chinos o brasileños, pero creo que debemos resguardar la política de nuestro gobierno de proteger la industria nacional”, sostuvo.  

Hay trampa. Reemplazan los muebles por importación de tableros. Por su parte, la  Cámara Forestal de Bolivia (CFB) identifica que en la importación se ha dado una trampa y es que antes los muebles se importaban armados (terminados) y hoy están importando la materia prima para hacerlos en Bolivia. “Es por esta razón que últimamente ya no figuran como importación de muebles, sino como importación de tableros. Esto desencadenó a que en una carpintería que trabajaba con madera sólida, madera natural tenía 35 a 40 ayudantes, despidió veinte o treinta trabajadores y con los pocos que se quedó hacen más muebles que antes, porque lo que hacen es ponerles los tornillos y armarlos”, aseguró Jorge Ávila, gerente de la Cámara Forestal.

De la misma manera, Víctor Yucra, director general de Manejo de Bosques y Tierra de la ABT, manifestó que al evitar la importación de muebles se incrementó la importación de tableros MDF (provenientes de plantaciones forestales) para el año 2016 se importó 61.173 m3 de tablero de MDF  y se importó 53.338 m3 de muebles  comparando con la gestión 2017, se importó 84.282 m3 de tableros MDF,  aumentó un 37.76%; en el caso de los muebles se importó 25.483 m3 de muebles decreció un 109.31% respecto al 2016. Debido a las restricciones de orden normativo. El incremento de muebles obedece al aumento de importación de tableros que permitieron aumentar carpinterías de alta tecnología (fábricas) para la producción de muebles que están en Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, generando empleo en las regiones.

Otras afecciones para los madereros.  Esta situación no es nueva, viene desde hace más de cinco años, no solamente nos afectan la presencia de los muebles extranjeros, sino también las medidas sobrefacturadas que lanzaron en la anterior gestión, la Autoridad de Bosques y Tierra (ABT) que todavía no se ha superado. Tenemos una libre comercialización al exterior, a pesar de que el mercado está comprimido, sin embargo, el mercado de afuera pide madera con ciertas condiciones, como la “madera cuadrada” o aserrada; hay mercado para este tipo de corte de madera, pero las autoridades, especialmente el Viceministerio de Medio Ambiente dice que no se puede vender un material sin valor agregado. “Yo no sé realmente a qué le llaman valor agregado, porque una vez que el árbol ha sido tumbado y ha pasado por una serie de procesos hasta convertirlo en una madera ya cuadrada, han pasado varios profesionales y hasta manos de obra calificada y ahí ya tiene un valor agregado, pero ¿quién hace entender eso a estos señores?” se cuestionó Arandia.

Por su parte, Víctor Yucra, de la ABT, manifestó que lo que está faltando para los madereros es políticas de desarrollo de mercados externos, porque el mercado interno está cubierto y lo que se exporta es poco.

“Si no se logran abrir los mercados externos, será difícil reactivar el sector forestal. Para esto es necesario desarrollar productos, que nos permitan competir en el mercado internacional”, resaltó Yucra.

Además, para lograr alcanzar nuevos mercados y mantener los existentes se necesita de apoyo económico (créditos de inversión y operativos), infraestructura caminera (mejorar las rutas troncales de donde se extrae la madera), logístico (abastecimiento suficiente de diésel), reconversión tecnológica, formación de recursos humanos, investigación para mejorar la producción en calidad y bajar los costos de producción para que los productos forestales bolivianos sean competitivos en el mercado nacional e internacional.

Punto de vista

'Hay tres factores que afectan a los madereros'

Jorge Ávila - Gerente de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB)

Son diversas causas que desencadenó la bajada de importación y la crisis del sector. Primero porque en el país se estableció una medida arancelaria, dificultó un poco la importación de muebles y eso ha tenido un impacto en la disminución de los valores o de los montos de importaciones de muebles, en segundo lugar se debe a que en el país se comenzaron a importar más materias primas, como tableros  aglomerados para la elaboración interna de los muebles, lo que significó que ya no se importaron muebles acabados, sino la materia prima para elaborar los muebles  internamente. El tercer factor de la disminución de importación es porque la economía brasileña de donde provienen más del 70% de las importaciones de muebles, también se ha recuperado. Esos factores hacen que el impacto haya sido de caída de los niveles de importación.

Sin embargo, el mercado nacional está saturado de estos productos que son igualmente importados, porque se tratan de tableros aglomerados que son la materia prima para la elaboración de esos muebles en Bolivia, por tanto el impacto en el mercado de muebles sigue siendo todavía muy negativo. Por esta razón, el mercado del mueble en el interior del país sigue igual porque se sigue  comprando muebles elaborados con productos importados.   

"Si no se logran abrir los mercados externos, será difícil reactivar el sector forestal,  para esto es necesario desarrollar productos que nos permitan competir en el mercado internacional'.

VÍctor yucra

Director General de Manejo de Bosques y Tierra de la ABT

Joomla SEF URLs by Artio