La elevada importación de muebles chinos ahoga la producción y exportación local

    Tienda de muebles en la calle Agustín López, Cochabamba. | Hernán Andia     [Tienda de muebles en la calle Agustín López, Cochabamba. | Hernán Andia]     Tienda de muebles en la calle Agustín López, Cochabamba. | Hernán Andia

La industria cochabambina de muebles de madera está en crisis. Los pequeños y medianos productores reportan pérdidas e indican que sus afiliados bajaron en el último año de 3.000 a 2.000. ¿Las causas del cierre de negocios? el “bombardeo” de muebles chinos y brasileños en el mercado local. Además, la exportación de muebles exclusivamente de madera registra “cero” desde 2015, mientras que el comercio de madera y manufacturas presenta déficits desde 2014.

Para los productores y vendedores locales, la causa son los muebles chinos y la  “fuerte” carga impositiva, según informa el presidente de la Federación Departamental de Carpinteros de Cochabamba, Claudio Miranda.

Pero la crisis amenaza también a los exportadores. Según el INE, el departamento registró en los últimos años una fuerte caída en la exportación de muebles elaborados exclusivamente de madera hasta dejar de exportarlos en 2015. Un análisis de la última década permite apreciar que en 2006 Cochabamba alcanzó su récord de exportación por un valor cercano a los 250 mil dólares. En 2012, fue el mínimo histórico con algo más de 1.500 dólares.

Madera

Paralelamente, existe un saldo comercial negativo en el valor de la madera y sus manufacturas desde 2014, según el INE. El déficit más alto fue en 2015 con 9,14 millones de dólares. “Algunos se han ido al exterior, no siempre en este rubro como carpinteros, eso no te lo valoran lamentablemente”, afirma Miranda.

El panorama nacional presenta similares indicadores. Hasta septiembre de 2016 se registraron 50 mil obreros afiliados a la Confederación Nacional de Carpinteros Ebanistas y Artesanos de Bolivia (Conceabol), según su presidente, Moisés  Gutiérrez.

“En el ampliado nacional que tuvimos en La Paz hemos dicho que estamos muertos, pero que estamos renaciendo como el ave fénix para hacernos escuchar”, dice Gutiérrez.

Muebles chinos

En los últimos cinco años, Bolivia importó un promedio anual de 2,1 millones de dólares en muebles de melanina de China, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). Además, entre 2013 y 2016, importó 2,1 millones de kilogramos de muebles de melamina en promedio. Los muebles de este material representan el 50 por ciento de los que ingresan de China. Sólo en 2016, se importó un valor de 4,3 millones de dólares en muebles chinos en general.

“Tenemos una competencia desleal con los muebles de melanina, son bastante baratos pero no son de primera calidad, son desechables”, explica la presidenta de la Asociación de artesanos en madera 14 de Septiembre, Ruth Chipano. La dirigente advierte que en lo que va del año, ocho comercios con más de 20 años de trayectoria cerraron puertas por la crisis.

Sin embargo, las bajas ventas también afectan a los comerciantes de muebles de melanina, a pesar de costar hasta 150 bolivianos menos que los fabricados en madera, según pudo constatar este medio durante un recorrido por la avenida Ayacucho.

“Desde agosto han bajado las ventas. Por día, vendíamos  seis o siete muebles, pero a lo mucho ahora uno o dos, está grave”, indica María Angélica Velázquez, que vende muebles brasileños de melanina en la avenida Ayacucho.

DEMANDAS

Cierre de fronteras para muebles importados. Los carpinteros y ebanistas aseguran que no pueden competir con los precios de muebles chinos y brasileños.

Exigen reforestación agresiva de bosques. Aseguran que la actual ley de forestación criminaliza a los productores y les impide acceder a la madera.

Modificación en sistema de licitaciones de muebles. Cambio necesario para que pequeños y medianos productores puedan concursar. Aseguran que los plazos de entrega son cortos.

TESTIMONIOS

    "He comprado un ropero en melanina, hemos arrastrado y todo se ha desarmado se ha deshecho. Prefiero los muebles nacionales". Benita Montaño. Cliente

    "Buena madera en Bolivia no encontramos, porque la mejor madera se la llevan afuera o se la venden a los grandes fabricantes". Ruth Chipano. Presidenta Asociación de Artesanos 14 de septiembre

    "Hemos rebajado los precios porque han  ingresado muebles baratos y ha bajado la venta”. María Angélica Velázquez. Comerciante de melamina

OBSERVAN APLICACIÓN DE DECRETOS SUPREMOS

El Gobierno aprobó un paquete  normativo para frenar la presencia de mercadería extranjera.

El Decreto 2912 crea el Programa Nacional de Forestación y Reforestación; el 2914, el Programa de Monitoreo y Control de Deforestación y Degradación de Bosques; el 2913, el fideicomiso para créditos; el 2915, el Programa de Centros Productivos en Madera, y el 2916 aprueba el estatuto del Desarrollo Forestal.

Sin embargo, el presidente de la Confederación Nacional de Carpinteros Ebanistas y Artesanos de Bolivia (Conceabol), Moisés Gutiérrez, cuestiona la reacción del Gobierno para implementar las normativas y adelanta que su sector convocará a movilizaciones nacionales si no se resuelven los reclamos.

“Ya ha pasado un año y el Ministerio de Desarrollo Productivo nos dice que el Presidente ha metido la pata que no hay plata para construir esos dos centros de innovación establecidos en el DS 2915”, indica.

SÓLO HAY PINO PARA LOS MUEBLES COCHABAMBINOS

Los comerciantes de muebles en la calle Agustín López, en cercanías a la terminal de ómnibus de Cochabamba, explican que los fabricantes entregan productos de pino, porque no pueden acceder a otro tipo de madera por los costos elevados y la escasez de otras maderas.

“A veces a nuestros clientes queremos entregar un mueble de primera calidad, como lo que pueden encontrar en el centro, de madera de roble, pero la cuestión es que no podemos encontrar y si es que hay es bastante costosa”, explica la presidenta de la Asociación de Artesanos en Madera 14 de Septiembre, Ruth Chipano.

Según Chipano, los aserraderos ofrecen el pie de madera de pino a 4,50 bolivianos.

Mientras tanto, el pie de roble y mara, maderas con mayor calidad y resistencia, se venden entre 18 y 20 bolivianos.

“La mayoría de los cochabambinos tienen sofás de roble, pero de hoy en adelante no es de pino”, explica.

Roger Medina Candia

Joomla SEF URLs by Artio