Preocupa pérdida de los bosques húmedos

El año tiene cada vez más días cálidos que fríos y lo que más preocupa a los climatólogos es el déficit de lluvias. También la situación de los bosques húmedos y la tardanza en asumir acciones de resiliencia o adaptación al cambio que provoca el calentamiento global.

El biólogo y bioclimatólogo de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) Milton Fernández explicó que el calentamiento global comenzó con la era industrial, debido al uso de combustibles fósiles (derivados del petróleo). Esto generó que durante 50 y 80 años exista un incremento de la temperatura de entre 1,00 y 1,5 ºC. (Ver infografía).

“Esto genera una anomalía en la dinámica de circulación atmosférica regional (…) El invierno es ahora más templado, ya no es tan frío y es más breve (…) Cuando llega el viento con polvareda del sur significa que comienzan a subir las temperaturas, luego que la tierra alcanzó su mayor inclinación de invierno”, indicó Fernández.

Según el investigador, éstas son algunas anomalías generadas por el calentamiento global, no así por el cambio climático. En el caso de la región metropolitana de Cochabamba, se tiene un clima “xérico”, es decir de seco a semiárido y lo mismo ocurre en el cono sur (Pasorapa, Omereque y Mizque), porque son valles interandinos, que están entre cordilleras que no permiten el paso de la humedad.

“Es una salvación que en la región metropolitana se tenga Misicuni, porque eso ayudará a aliviar la falta de agua; pero en el cono sur no se tiene un Misicuni. Los pobladores están perdiendo su ganado, no tienen forraje ni agua y no están pudiendo sembrar. Muchos están optando por irse o vender lo que tienen a precio de gallina muerta”, lamentó Fernández.

Y es que una de las principales consecuencias del calentamiento global es la sequía. El investigador explicó que en la región metropolitana se tienen entre cinco y siete meses de sequía al año hasta que comienzan las lluvias; pero en el cono sur deben esperar entre siete y nueve meses.

El responsable de Meteorología de la Administradora de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (Aasana), Jorge Aldunate, manifestó que desde el años 2000 se percibe un incremento de la temperatura en Cochabamba. Sin embargo, la situación se agrava desde 2012 y no se espera que el panorama mejore; al contrario.

“Cada año tenemos más horas de calor que de frío. Antes teníamos temperaturas bajo cero en el invierno, pero ya no ocurre así; un ejemplo es la estación que acaba de pasar. Pero, lo que preocupa es el déficit de lluvias, los periodos de precipitación se están acortando y de alguna forma este cambio es irreversible”, afirmó Aldunate.

A esto se suma que el país no ha mostrado tener políticas de remediación que puedan mitigar la situación. Al contrario, continúan las prácticas de depredación de la naturaleza.

Remediación pasa por la restauración de ecosistemas

Ante la sequía que se vive desde 2015, debido al calentamiento global, los climatólogos aseguran que parte de la mitigación pasa por restaurar los ecosistemas, es decir, devolver su estado natural a espacios como el Parque Tunari, San Pedro y el trópico.

El bioclimatólogo Milton Fernández explicó que es necesaria una reforestación de impacto y no con acciones aisladas. “Se deben plantar especies nativas, devolver los bosques de kewiña al Tunari y no con árboles exóticos como el pino o eucalipto. Es necesario generar integridad y funcionalidad ecosistémica. Esto va a permitir que el ecosistema sea más tolerante, resistente y va a responder mejor a los cambios”, afirmó.

Agregó: “Cuando se genera un ecosistema así, éste provee servicios ambientales a la población, como: agua, oxígeno, secuestro de carbono, recursos alimenticios, humedad, sujeción de suelos contra deslizamientos, entre muchos otros. El problema es que para restaurar ecosistemas así se puede demorar entre 50 y 60 años”.

El responsable de Meteorología de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana), Jorge Aldunate, aseguró que también es de vital importancia preservar y revitalizar la Amazonía. “Es donde se genera la humedad más importante de Latinoamérica y esto hace que se formen nubes que llegan hasta Bolivia”, dijo.

Asimismo, ambos coincidieron en la necesidad de preservar la masa boscosa que queda en Bolivia, por mucho que se diga que existen más árboles que habitantes.

Fuente: Aasana, Senamhi, Infobae y el bioclimatólogo Milton Fernández Los Tiempos / Wilson Cahuaya

Fuente: Aasana, Senamhi, Infobae y el bioclimatólogo Milton Fernández Los Tiempos / Wilson Cahuaya

b-9-2017-b3-calentamiento-global.jpg

Fuente: Aasana, Senamhi, Infobae y el bioclimatólogo Milton Fernández

Los Tiempos / Wilson Cahuaya

 

RANKING DE SUPERVIVENCIA AL CAMBIO

Eco Experts, un sitio británico especializado en temas de ahorro energético, elaboró una infografía que genera un ranking que posiciona a los países según su capacidad para enfrentar los cambios climáticos. Los resultados se basaron en los datos del Notre Dame Global Adaptation Initiative, de la universidad de Notre Dame y muestran un panorama desolador para Bolivia.

El ranking analiza factores para determinar la vulnerabilidad del país y su preparación para enfrentar los cambios. Se consideró: la calidad de la infraestructura, capacidad tecnológica, estabilidad política, medidas de prevención y otras. Bolivia se encuentra en el puesto 127 de 181 países, es decir, su capacidad de afrontar la situación es muy baja.

LA TIERRA VIVE “DE PRESTADO”

Hasta 1969, el mundo consumía al mismo ritmo que producía de forma natural. Sin embargo, esta situación fue degradándose con el paso del tiempo, debido a la sobreexplotación de recursos. Esto generó que, este año, la capacidad natural del planeta de regenerarse de forma sostenible se acabara el 2 de agosto, según la ONG medioambiental Global Footprint Network.

Esta expresa que cada año el “presupuesto ecológico anual” de la tierra se agota antes y determina el “Día de la sobrecapacidad del planeta”. Esto quiere decir que desde el 2 de agosto hasta el 31 de diciembre se explota más de lo que la tierra puede crear naturalmente.

URGE SABER CÓMO SE PUEDE CONTRIBUIR

Los especialistas señalan que un primer paso para lograr alguna forma de mitigación es la concientización sobre la situación en la que se encuentra el planeta debido al calentamiento global. Aseguran que es necesario que la gente conozca de qué modo puede contribuir a mejorar la situación, ya sea cuidando la naturaleza o evitando contaminar.

El bioclimatólogo Milton Fernández explicó que la Gobernación debería informar a las comunidades que la época de chaqueo sería más productiva si fuera en junio o hasta julio, pues además la última nevada o una lluvia esporádica ayudaría a preparar el terreno. Y no así en agosto, pues fácilmente se convierte en un desastre, porque los vientos expanden el fuego.

LA PERCEPCIÓN DE LOS CLIMATÓLOGOS

Milton Fernández, biólogo y bioclimatólogo UMSS

“Se necesita regenerar ecosistemas de forma integral”

Con el calentamiento global se espera que la situación empeore en los siguientes 10 a 15 años, según las predicciones climatológicas que se hacen. Luego de eso, nadie sabe qué podría pasar.

De todos modos, los países del sur han encontrado estrategias con acciones de restauración ecológica. Según estudios Colombia y Ecuador son los más avanzados en estos aspectos. A diferencia de Bolivia y Perú que son los que más retraso tienen.

Esto parte de cambiar la forma de pensar al plantar y reforestar un área, pues es algo positivo. Se necesita regenerar los ecosistemas.

Jorge Aldunate, climatólogo Aasana

“Lo que más preocupa de todo es el déficit de lluvias”

A escala continental, el tema pasa por la Amazonía. Pero también existe preocupación por el tema del Tipnis y los bosques que generan humedad en Bolivia. Lo que más preocupa es el déficit de lluvias que se está generando, porque de alguna manera todo está cambiando y este cambio es irreversible.

Esto nos genera una cultura de la resiliencia, es decir, aceptar y adaptarse al cambio. Sin embargo, es necesario mitigar de alguna manera y esto será posible con reforestación a gran escala. Si bien ayudaría forestar el Parque Tunari, lo ideal sería mejorar la situación de la Amazonía.

Erick Sosa, jefe Dptal.Senamhi

“Siempre cambia el clima, pero ahora es más veloz”

Siempre hubo cambios en el clima, durante toda la historia del planeta. Por eso es que, a lo largo del tiempo, se tienen registros de eras marcadas como: la era de hielo y ahora se tiene el calentamiento global.

Sin embargo, esto solía ocurrir cada cientos de miles de años.

Lo que ahora alarma a la sociedad es que lo que antes pasaba en un lapso de tiempo tan largo, ahora se redujo a unos 200 años y coincide con la revolución industrial. Durante este periodo la industria creció abruptamente.

Joomla SEF URLs by Artio