fbpx

Susceptibilidad en datos del crecimiento económico

Susceptibilidad en datos del crecimiento económico

El sector agropecuario, el público y la industria manufacturera, son los que más aportaron al crecimiento del Producto Interno Bruto en 2018.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) informó que el Producto Interno Bruto (PIB) creció en 2018 a 4,22 por ciento, y que las manufacturas así como la agricultura fueron los sectores que más aportaron al crecimiento. Al respecto, el economista y docente de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), Ernesto Bernal, dijo que existe susceptibilidad respecto a los indicadores, mientras que el analista económico José Gabriel Espinoza observa que a pesar de un buen año el 2018, el porcentaje no se modificó.

El informe que presentó el director del INE, Santiago Farjat, sobre el crecimiento del PIB en 2018, nos lleva a alguna susceptibilidad, debido a que la proyección del Gobierno estaba por encima del 4,5 por ciento.

La aclaración que hacen del porcentaje del PIB que se tomó para el doble aguinaldo, que fue de julio de 2017 a junio de 2018, que alcanzó a 4,5 por ciento, y ahora muestran una tasa inferior, lleva a susceptibilidades. “Realmente el crecimiento de la economía fue de 4,22 por ciento”, preguntó Bernal.

Al igual que Espinoza, Bernal observa el dato del crecimiento del sector agropecuario, que según el INE creció 6,91 por ciento, cuando varios análisis de los productores señalaron problemas en el sector por las lluvias, sequías y heladas.

Bernal sostiene que hay una sobreestimación en el crecimiento agropecuario, similar situación pasaría en la industria manufacturera, y nuevamente cuestiona y muestra susceptibilidad sobre los datos, si son reales o no.

DESACELERACIÓN

Espinoza coincide con Bernal, por separado, al indicar que la desaceleración de la economía continúa, a pesar del crecimiento del PIB de 2018 respecto al 2017, y una muestra clara son los indicadores de los hidrocarburos, que registró porcentajes negativos, -7,82 por ciento.

“Vivimos en una desaceleración desde hace tres años consecutivos, y nos mantenemos 4,2 por ciento, y todo por la baja de los precios de los comoditties en el mercado internacional”.

TENDENCIA A LA BAJA

Entreanto, Espinoza dijo que si bien hubo una leve mejoría en el crecimiento de 2018 respecto al 2017, la tendencia no es al alza, y es por ello que sostiene que la economía nacional se mantiene en la fase de desaceleración.

Sin embargo, expresa preocupación al indicar que el 2018 hubo mejores indicadores a diferencia del 2017, por ejemplo hubo un menor déficit comercial, asimismo el Gobierno incremento más su plan de inversiones e inyectó más recursos a la economía y hubo doble aguinaldo y aun así, la tasa de crecimiento se mantuvo en torno al 4,2 por ciento.

“Claramente es necesario hacer ajustes al modelo, tal cual como anuncio el Vice Presiente en su encuentro con empresarios, Y es claro que hemos llegado a un momento de agotamiento, más allá de los esfuerzos del sector público de fomentar el consumo, y manejar mayor inversión pública, pues no están alcanzando para dinamizar la economía”, alertó.

SECTORES

El agropecuario y público fueron los que más crecieron e impulsaron el PIB en los últimos años, en especial en 2018, sin embargo Espinoza sostiene que hay un contrasentido, cuando los propios agentes del sector mencionaron que enfrentaron sequias, inundaciones y una baja producción, y aun así éste registró un porcentaje mayor a 7 por ciento.

Asimismo, Espinoza dijo que el crecimiento del sector público, genera mayor dependencia del empleo público, cuya situación no es sostenible a largo plazo, y es por ello que las autoridades no deberían tomarlo como positivo.

Finalmente, Espinoza dijo que, con respecto al crecimiento de la industria manufacturera, hay datos mezclados, y el porcentaje positivo está relacionado a las materias primas.

CRECIMIENTO

El porcentaje de 4,22 por ciento se explica principalmente por el crecimiento de las actividades no extractivas, intensivas en mano de obra, impulsadas por la demanda intern, señala una nota de prensa del INE.

La autoridad destacó el buen desempeño de la actividad Agropecuaria que creció en 6,91 %; junto a Servicios de la Administración Pública que se incrementó en 6,78 %; la Industria Manufacturera en 5,52 % y Establecimientos Financieros con un crecimiento de 5,30¨%.

ACTIVIDADES CON MAYOR

CRECIMIENTO E INCIDENCIA EN EL PIB

Las actividades con mayor incidencia en el PIB, es decir, aquellas que aportan en mayor medida al crecimiento de 4,22 % en 2018 son: Industria Manufacturera con 0,90 puntos porcentuales (p.p.); Agropecuaria con 0,84 p.p.; Servicios de la Administración Pública con 0,68 p.p. y Establecimientos Financieros con 0,66 p.p.

En 2018, la actividad Agropecuaria fue la de mayor crecimiento y con una importante incidencia en el PIB, donde a su interior destaca el cultivo de caña de azúcar que creció en 22,04 % producto de la demanda para azúcar y alcohol en la industria manufacturera.

Asimismo, en el sector pecuario los productos de la avicultura (pollo) presentaron un buen desempeño, al igual que el ganado bovino que se vio fortalecido por la inversión del sector privado para la potencial exportación de carne en un futuro cercano.

Resalta también la exportación de los productos agrícolas como la castaña y el maíz con un crecimiento de 83,79% y 179,27 % respectivamente, con relación a 2017.

Los Servicios de la Administración Pública registraron un crecimiento de 6,78 % gracias a la prestación de servicios individuales (educación y salud) y colectivos (alumbrado público, saneamiento básico, defensa ciudadana, entre otros), adicionalmente el segundo aguinaldo “Esfuerzo por Bolivia” incidió positivamente.

Por su parte, la Industria Manufacturera mantiene un importante crecimiento de 5,52 %, debido principalmente a la industria química que creció en 45,20 % gracias a la producción de urea, carbonato de litio, cloruro de potasio y el alcohol anhidro (este último utilizado para producción de la Gasolina Súper Etanol 92).

De igual forma, destaca el crecimiento de la industria de alimentos que cubrió el mercado interno y generó excedentes que fueron destinados para la exportación (complejo soya, castaña, café, quinua, entre otros). Esto permitió mantener la estabilidad de precios, gracias al aumento de la oferta y la disminución de la importación de alimentos en nuestro país.

Los Establecimientos Financieros crecieron en 5,30 % gracias al impulso generado por la aplicación de la Ley N°393 de Servicios Financieros que permitió un mayor acceso a créditos productivos y de vivienda de interés social.

Por otro lado, la actividad de Petróleo Crudo y Gas Natural presentó un crecimiento negativo de 7,82 % por la disminución de la demanda de gas natural por parte de Argentina y Brasil que afectó negativamente a la producción. (Fuente INE)

.