fbpx

Amazonía en riesgo

Una nota de la BBC advierte que la deforestación de la selva amazónica brasileña se ha acelerado peligrosamente. Imágenes satelitales muestran que solo entre agosto de 2018 y julio de 2019 se destruyeron cerca de 10.000 km2 de selva (un millón de hectáreas), equivalentes a 30 veces la mancha urbana de Santa Cruz. Esta deforestación representa un aumento del 29,5% respecto al mismo periodo del año anterior, siendo Mato Grosso el estado más afectado, donde los agricultores habrían quemado grandes extensiones de bosque para producir soya y algodón.

Los científicos coinciden en que las pérdidas aceleradas de vegetación devienen en parte como consecuencia de los efectos del calentamiento global, pero también y sobre todo por las políticas del gobierno de Jair Bolsonaro, que favorecen el desarrollismo a corto plazo por encima de un progreso sustentable con base en la conservación. Respecto al país, no sobra recordar que los incendios forestales arrasaron cerca de 5 millones de hectáreas, de las cuales un millón (una superficie similar a la deforestada en Brasil) correspondía a parques naturales.

Hablamos de cifras alarmantes, sobre todo si se piensa en términos de pérdida de biodiversidad y de capital natural. El cual incluye los recursos naturales y los servicios ecológicos que los ecosistemas producen (funciones de absorción y dilución de contaminantes, mantenimiento de la composición de la atmósfera, control de inundaciones, flujo de energía, entre otros); que son imprescindibles para la supervivencia del planeta y el “vivir bien”.

La Razón (Edición Impresa)

.